ESTUDIANTE DE LOS TIEMPOS


                                                                                            Elena Santonja



Estudiante de los tiempos
se aniquila ante el espejo de las rosas con cuchillas
perdido por tumbas ahogadas de cerveza y huesos de leopardo
hacia un cielo pedazo de carne llorando semen
en cada sábana de musgo y esqueleto enmohecido
de árboles sin filtro y kioscos empanados
rayados como un flan de nalgas en el cajón de la cómoda
sonaba en el despertador Con Las Manos En La Masa
lo envolví con la hernia de un amigo
y los rizos de la madre superiora
y escuché una voz negra manchando mi pared
un ensamble de naipes con pecas en los pies
salieron los muertos de la despensa
acantonados en posición de combate
fugitivo chili Macgiver
prodigioso cráter humano perdido en la bodega
apaleado por una flauta despelllejada
azulada de las constelaciones
fue perdiendo el aliento
ensayando su pose
ante la nada de siempre.




RETORNO



No cuelgues el café que sale del huevo
ni el unicornio demente que respira suicidio cargado de ensueños.
Estoy solo como tú
con mi cometa hecha ceniza
sin horario y fatigado del silencio
despierto por el retumbar de las nubes dentro de la maceta.
Con tristeza milenaria retiro la espuma de las silabas
y olvido la noche en que fui cercado por alambradas.
He vuelto a mi país y me parece más bello que nunca;
el crepúsculo cae por las colinas y la navidad es fría y heladora,
como debe ser, como siempre debió ser.
He roto las cuerdas de mi guitarra para decorarla,
sin embargo escucho a alguien tocando blues en el lavabo.
Espío por entre la puerta y veo a un negro de ojos azules
junto al diablo mirándome fijamente.
He de volver a vivir
e inventarme una razón más allá de la muerte.



.

AMIGO


Una oruga migraña de los gitanos
se meaba de pececillos
y carne gremial envuelta
en mortaja dormido.
Sobre la fronda lunares caídos,
maleza con violines y sudores.
El agua de la corbata,
el pañuelo de caracoles.
En la orilla del río
me espera un amigo,
fontanero de mimbre
señalando el desvío.



(a Pedro)


ALFAJORES


Tiene la cabeza deforme descompuesta por el ojete de samba
y la mierda de charco cubre su cultura de gambas
por el estiércol pasivo de una estafadora ciega de tordos
cubriendo todo el castillo con una compresa de ruptura y cobardía
digna de mención áurea gracias al duque ahumado
orgulloso de nuestra amistad en el teatro de la comedia del mandril
sangre bizarra fundadora de la mercería lealtad
donde escribe pirañas y empuña armas en el cumplimiento del deber
y el zarpazo en las carnes de un piojo en la fecha de su cumpleaños
a quien recuerdo antes de Cristo mojando los dedos en un túnel.
Quién eres viejo amigo castrado en las escaleras
a quién musitas tu lamento de cementerio si no pueden dormir las abejas
tallando la cera de mis orejas cuando Dios me abandona
en la nota crucial de un blues
y se acaba la plantilla de una Diosa gigante?
Acaso no soy el pálpito herido de quien espera eternamente
una muestra de cariño en el fondo del orinal cósmico,
dónde yace tu voz rosa del otoño 
cuyo color debe ser la carne nevada en las cumbres silenciosas
cuando la juventud me mira desafiante tras el espejo lloroso
de los años perdidos sin ti.



SEPULTADO EN UNA CAJA DE GALLETAS



Fósil de marlboro postulando como lombriz se deshacía en patadas
por el orto de cruz exorcizada en la compresa desteñida
la serpiente menstrual metamorfoseada en lluvia oronda
una compresa bífida rectangular el origen del filibustero
con su carne de cerdo vestía el camino del santo
la variopinta esencia del talismán se abrazaba al instinto
y la nada estaba llena de artificio dejando su bolso en la luna
ante las risas y el compadreo de los billares
vestida de rosa con un banco en cada pupila
me leía desde las fabricas de harina con olor a pescado
una misteriosa hada suicida
cuando en el país de las liebres desengrasaban las escopetas
y los ojos flotaban en vasijas de limón
mojando las botas de mi viejo amigo el marino
sepultado en una caja de galletas como un organillo mecido por las olas
donde los niños pasan el rato quemando las ultimas pestañas
de un dios lejanamente enquistado en el olvido.

CON TODOS LOS PÁJAROS EN LA MANO DEL HOMBRE


All the Birds in the Hand of Man {DETAIL} (Sandre, 2016) {OIL}

Luciérnaga cosificada en horas de bruma y miel
como herida de reloj un zumo de bajo instinto menstrual
se acomodaba el cavernícola la paja esquizofrénica
como una brasa mental retorcida en horas de sacrilegio
de hediondo manchado en verjas gimiendo entresuelos
por el descampado hacia la carroza del pulpo
emitiendo rayos de cloro y sonrisas degolladas
cuando el otoño zumbaba un litro de licántropo
dejando un rastro de vida a las puertas del bosque
y dos novicias mutiladas con su carne refulgiendo bajo la luna
de aquel noviembre que finté al diablo
para atravesar el océano a un campo de concentración de cables
y mil olores de comida rezumante
con su vagina de arco iris perdida en el maizal
larva de amor marchito cuando se extingue el cabello del sol
y sólo queda Goya con su perro en la puerta de mi baño
ladrándome la copla nervuda de los años perdidos que vendrán
con todos los pájaros en la mano del hombre
sacrificado en pos de no sé qué Dios.


All the Birds in the Hand of Man (Sandre, 2016) {OIL}




RÉQUIEM POR EUROPA



Envuelta en simio en la barca del panocha
portaba una peluca ortopédica
y dos murallas continuas de mariposas enfrentadas
sotana de bilches y una mirada perdida entre las estatuas
se fue dejando caer sobre las hojas de las plantas gigantes
con sus senos rebosando el azúcar de las espadas
cabalgando sus delfines dorados
por la consciencia perdida de otro bigote.
En la pared amortajada de oro
iban cayendo uno a uno los ojos de Europa
con ese aguijón clavado en el Louvre
y las tribus comprando acciones
al son de las campanas
con los coros de los sacrificados cantando gol
ante el fin del trigo híspido en Europa.
Y el subnormal melón de jeta con el labio caído
como un demonio estulto
ríe saliendo de su cueva para manejar en un futuro
la ruina de occidente la desaparición
de todo aquello construido sobre la sangre
de aquellos que un día forjaron
un esbozo de libertad
llamado Europa.