Tampax Diabólico


Comienza la música
el viejo astronauta marca el chotis
el feto se ahoga en su calimocho
sobre el dolmen la guarda de tráfico coreana
se quita los zapatos
calza rosas
y una acequia donde fui feliz junto al diablo
peinándome como un león de códice
ahora soy un dentista guarecido en la caverna
jugando al billar en un tampax diabólico
atento al milagro de Alberto
convirtiendo curas en confetis ruidosos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario