Ir al contenido principal

El Parto del Kimono (Poema Especial Halloween)


                                                              A Farewell to Friends (Sandre, 2013) Oil 


Perdí un valioso reloj en herencia
bajo una ducha ajena.
Regresé por calles angostas
orinando aromáticos tebeos solares
calibrados con fusiles.
Ahora abro el armario y suena la copla
del parto del kimono
como una catedral con sabor a jamón mohoso.
Trato de recordar por qué perdimos aquel reloj,
pero mi cabeza gigante pesca estrellas
en un sombrero embadurnado de algas y gaviotas.
En la casa de un viejo amigo ausente,
una señora nos recibe y dice ser viuda,
qué sensación tan extraña verla hablar con mis padres,
cuando yo sé que ella 
murió hace años en un accidente.

Comentarios

  1. Hola, Cristián.

    Me gusta especialmente este poema, percibo la profundidad de ese armario del que emergen cadáveres azules (el reloj, simbolizando el tiempo perdido, la luz esquiva, la vida fugaz) y me impacta esa visión (que asemeja a un sueño que tuve) en que se invierte el tiempo y la muerte.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Rosa,

      leo que tú misma tuviste esa visión en un sueño y puedo decirte que todo este poema es un largo sueño que tuve la misma noche de Halloween y que plasmé en orden cronológico.

      Te envío otro fuerte abrazo

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

LA MINA DE UN LÁPIZ COMIENZA A RESPIRAR

La mina de un lápiz comienza a respirar en el culo de la funda de un monasterio y son las cuatro y media y las gotas de lluvia se condensan sobre las bragas de una goma Pelikan. Estás muerta como la sal de una antigua loción, dulce como el tambor de una moto en flor, vino el gendarme a traer el sudor de tus pies de mujer. Hay una cena misteriosa en medio de la niebla y un grano en la ceja que se llama José. Si se te ocurre estornudar la vena volará a Fidji y esparcirá tu nombre cristalizado en coral. Hoy es sábado de brisa y en medio del desierto cavo mi propia tumba la tapo con tu párpado no me escuchas no quieres escucharme y por la nuca mentiré, todos sois Danones todos sois manteles hijo putas con corsé.

LA DAMA DEL BANCO

La caspa sobre la fuente nazi del yogur con seda de zapato adormece el sueño quemado en el maizal mil aliens se tuestan en ganaderías cubriendo sus ojos vendrá el libertador con su vara de muerte deshecha en hongos y abrirá una dulce mujer de piel esmaltada y mirada de zinc vestida de flores sobre un banco de brasas y circos al norte de la tierra del dragón en el país de las liebres rosa fresca recién nacida de las montañas ahuecando el universo de las posibilidades en la respuesta pálida del crepúsculo gemía el astral la oscuridad obscena como un cadalso de inusitada equidad para vaqueros sin corona y ladrillos somnolientos colgados del mágico y boscoso telón de un tiempo irrecuperable.

ACRIDIDAE GIGANTE

La langosta gigante entró por la ventana del piano imaginario reptando y volando envuelta en una nube de oro con el cabello de Jack Torrance a rastras en sus patas mecánicas y sus alas caían sobre un conservatorio de ángeles con toda la miseria a cuestas sobre el asiento de los ojos vacíos y el órgano del topo duro huía por la barbacoa manteniendo el fuego del pasado donde asar la lluvia a solas en encarnizada lucha fraticida formaba muebles imaginarios y un amigo sin rostro llamado Piedra. Fue expulsada hacia otro condominio por el niño bárbaro europeo atrapado en la contaminada costa de Lima. Tiempo después sobrevino una hambruna en el campo de concentración Nº 39 y el diablo continuó fumando tranquilo en una esquina cuarteando su piel negra de serpiente bajo una obsoleta constelación de cables.