SEPULTADO EN UNA CAJA DE GALLETAS



Fósil de marlboro postulando como lombriz se deshacía en patadas
por el orto de cruz exorcizada en la compresa desteñida
la serpiente menstrual metamorfoseada en lluvia oronda
una compresa bífida rectangular el origen del filibustero
con su carne de cerdo vestía el camino del santo
la variopinta esencia del talismán se abrazaba al instinto
y la nada estaba llena de artificio dejando su bolso en la luna
ante las risas y el compadreo de los billares
vestida de rosa con un banco en cada pupila
me leía desde las fabricas de harina con olor a pescado
una misteriosa hada suicida
cuando en el país de las liebres desengrasaban las escopetas
y los ojos flotaban en vasijas de limón
mojando las botas de mi viejo amigo el marino
sepultado en una caja de galletas como un organillo mecido por las olas
donde los niños pasan el rato quemando las ultimas pestañas
de un dios lejanamente enquistado en el olvido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario